Información General
Producto de las lluvias

La invasión de mosquitos debido a la crecida del río afecta a Gualeguaychú

Gran cantidad de mosquitos se observan en la ciudad debido a las lluvias y el fuerte creciente del río en la ciudad del sur de Entre Ríos.
Las especies de insectos que aparecen cuando los ríos aumentan su caudal o con las lluvias abundantes se los denomina “mosquitos de inundación”.

Con la crecida del río Gualeguaychú y el río Uruguay, además de las últimas precipitaciones y las altas temperaturas, en la ciudad de Gualeguay alertan por la gran presencia de mosquitos, tanto en la zona de la Costanera como en las casas particulares. Situaciones similares se viven en otras ciudades costeras.

Los especialistas precisan que las especies de insectos que aparecen cuando los ríos aumentan su caudal o con las lluvias abundantes no necesariamente son Aedes aegypti, sino que se los denomina “mosquitos de inundación”, porque los huevos depositados en charcos eclosionan, por lo que se puede ver una mayor cantidad. La única forma de protegerse es con el uso de repelente.

Cabe señalar que el Aedes aegypti puede proliferar en la acumulación de agua en recipientes producto de las precipitaciones ocasionadas en las últimas semanas, ya que son los que se reproducen en entornos intradomiciliarios.

Desde el Nodo Epidemiológico, Elina Villarruel explicó lo siguiente: “Por la lluvia, por la crecida, por el calor y la época del año vamos a tener mucha cantidad de mosquitos. De todas formas, tenemos que diferenciar lo que es el mosquito común que está en espacios abiertos que el Aedes aegypti que es más intradomiciliario, que es el que contagia dengue.

“La vigilancia de dengue es activa, se sigue durante todo el año, si hay un síntoma febril, dentro de las enfermedades que pueden empezar como un síndrome febril estás incluido dengue, entonces nuestro laboratorio de referencia cuando nosotros mandamos una muestra de leptospirosis antavirus o algunas de estas enfermedades que comienzan muy parecidas, también se hace la prueba de dengue, como una vigilancia que hace el laboratorio.”, continuó.

Por último resaltó: “Por ahora no tenemos casos, igual llega la temporada en la que se incrementa la vigilancia del síndrome febriles y dengues. Lo que sí se ha sostenido en algunas provincias durante todo el año, no ha habido un mes del año en que haya dejado de haber dengue”.

Es por esto que Villarruel subrayó que “habrá que insistir con campañas de descacharrización, de volcado de agua de los recipientes, y ahora tenemos en estudio unos casos que vinieron del exterior pero lo hicimos por rutina porque tenían fiebre, náuseas, pero puede ser desde un alimento en mal estado, pero por las dudas como vienen de centro América y hay brotes, queremos descartarlo”.

La responsable del Nodo Epidemiológico señaló nuevamente que “hay que diferenciar el mosquito común que es el que encontramos cuando caminamos en espacios abiertos, y el Aedes es más intrafamiliar, crece en agua limpia y estancada, son mosquitos diferentes. El uso de repelente es fundamental cuando uno sale al aire libre en este momento que hay tantos mosquitos”.

Por su parte, Héctor Martínez de Veterinaria Municipal indicó que “por todas las condiciones climáticas, por la humedad, por la lluvia hay mucha más reproducción, sumado a las temperaturas propicias para esto. Se dan todas las condiciones para que aumente y siga aumentando”.

El profesional veterinario adelantó que van a sacar en los próximos días un boletín informativo y que en el marco de la campaña “Patio Limpio” se hará concientización en relación con la prevención del dengue que comienza en noviembre y continúa hasta marzo o abril.

La proliferación de insectos se hizo notar en las últimas semanas en los espacios públicos, tras una caída abundante de agua y la crecida del río Gualeguaychú que llegó a su pico máximo de 3.90 metros según la información de la página web del Municipio.

La doctora en Biología e investigadora del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) Marina Stein, detalló que el Aedes aegypti se puede criar en recipientes artificiales en los patios de la casa, a diferencia de las especies que se crían en charcos y se presentan en los parques o en la costa del río, que son molestos y ávidos de alimentarse de sangre.

“El mayor caudal no va a traer más mosquitos, lo que va a hacer el mayor caudal es desbordar e inundar sectores de las orillas del río que sean de tierra que estén deprimidas y allí puede haber huevos de estas especies. Con las precipitaciones actuales se forman charcos y ese huevo eclosiona”, concluyó.

Los llamados “mosquitos de inundación” son parientes del Aedes aegypti ya que las hembras depositan sus huevos en la tierra húmeda, en su interior está el embrión que para completar su desarrollo tarda unas 48 horas, si el huevo no es inundado, puede permanecer en latencia hasta por un año. Por lo que es posible que las larvas que antes estaban depositadas en este tipo de sectores hayan nacido y por esa razón se ve mayor presencia.

“Las especies que ahora nos están molestando son de dos géneros principalmente, una vez que el charco es inundado y permanece por más de una semana sumado a las temperaturas elevadas, completa su desarrollo hasta llegar a la fase adulta. Las hembras después de la cópula con el macho buscan alimentarse de sangre humana y por eso pican”, precisó la experta en biología.

Con el fenómeno de “El Niño”, las precipitaciones abundantes favorecen la existencia de este tipo de criaderos que son temporarios. De acuerdo con la explicación de la especialista, las hembras de mosquitos de ninguna especie depositan los huevos en aguas que están en movimiento, lo hacen en superficies húmedas o en aguas quietas. Al igual que tampoco van a asentar en suelo arenoso, sino que lo hacen sobre tierra y en sitios con sombra, por lo que no van a estar en las playas céntricas, sino sobre la costa del río.

Lectores: 261

Envianos tu comentario