Panorama Político de Entre Ríos
Hacia el 2023

La provincia del acuerdo a la pulseada

El gobernador Gustavo Bordet, el diputado Javier Milei y el aspirante provincial Rogelio Frigerio. (Dibujo: NOVA)

Tras un romance casi explítico entre el gobernador entrerriano y su posible sucesor, hoy y con mucha agua pasada por debajo del puente, las frases acomodadas y guionadas por parte de ambos, el amor se transformó en una demostración permanente de fuerza.

Meses atrás los rumores que meses atrás hablaban de un acuerdo entre Gustavo Bordet y Rogelio Frigerio de cara a más elecciones de 2023 tal como indica la biblia política en uno de sus mandamientos (el que se va acuerda con el que viene).

Sin embargo y tras las dudas de Bordet en cuando al adelantamiento de las elecciones en la provincia uno de los puntos básicos de este supuesto acuerdo no sé cumpliría, si el gobernador decide mantener la fecha de los comicios simultáneamente con los nacionales, cuánto más alejado de las elecciones de 2021, menos beneficios electorales tendría Frigerio al enfriar la euforia del impactante triunfo en 2021.

Hoy a menos de un mes de la fecha límite para la decisíon del ejecutivo entrerriano sobre si desdobla o no, la incertidumbre en el oficialismo y la oposicón es total, lo que meses atrás era un romance entre las dos cabezas del mounstro.

Hoy se transforma en una pulseada entre ambos, con la mirada atenta del incipiente crecimiento de Javier Milei en la provincia, que si bien tienen fuertes luchas intestinas, tal como dice el refrán "los melones se van acomodando en el camino", tímidamente se van conociendo referentes del "León liberrario".

Teniendo en cuenta este crecimiento y obviamente el mayor tiempo que se generaría de mantener la simultáneidad de las elecciones en la provincia con las nacionales, esto beneficiaría al candidato oficialista unjido o no por el gobernador, además Javier Milei sería más efectivo para restarle votos por derecha estando en la boleta como candidato a presidente, algo que no sucedería con un desdoblamiento.

Con la nueva legislación electoral votada y aprobada en diciembre, el gobernador Bordet tiene tiempo hasta el 27 de abril para convocar a elecciones provinciales. Si lo hace, los cargos provinciales y locales se elegirán en septiembre y los nacionales en octubre.

De lo contrario, todo ocurriría para octubre. La reforma que acompañaron los diputados frigeristas le brindó a el mandatario provincial la posibilidad de cuatro meses que fueron y aun son esenciales para la lectura de lo que viene ocurriendo a nivel nacional, en especial en la sensible economía argentina, que podría poner dentro o fuera a Sergio Massa como candidatro del peronismo.

Definitivamente y términos que podrían ser egoístas, si la derrota electoral en Entre Ríos, se produce en una elección simultánea, el gobernador podrá sufrir menos costos, echándole la culpa al contexto nacional. Por el contrario si ocurre en una elección desdoblada, será si o si el principal responsable, junto con el candidato que el oficialismo proponga para la gobernación.

No menos importante es el hecho que si en Entre Ríos, las elecciones se realizaran de forma simúltánea con la nacional, los votantes en el cuarto oscuro, detectarán en primera instancia el candidato a presidente e intendente, dejando en un segundo plano el nombre del gobernador, lo cual siendo el peronismo quien está mejor armado en términos electorales para las intendencias de las cuatro ciudades mas importantes de la provincia: Paraná, Concordia, Gualeguaychú y Concepción del Uruguay.

Generaría la necesidad imperiosa de los candidatos en esas ciudades, del arrastre de Frigerio, quien es una eventual lista sábana tendría menor poder de visualización al momento de decidir por uno u otro.

Otro dato no menos destacable es la interferencia de la interna nacional del Juntos por el Cambio. En las PASO en una elección simultánea, Frigerio estaría obligado a tomar partido dentro de la interna nacional. En cambio, con elecciones desdobladas podría mantener su alejamiento de la complicada interna y definirse posteriormente a la elección provincial.

Aunque con el corrimiento del cronograma electoral provincial todo se amontona: el cierre de listas de la elección provincial sería sólo dos semanas antes del cierre de listas de la elección nacional. El 10 y el 24 de junio.

Tras el 6,6 por ciento de febrero y con la inflación sin freno definitivamente no hay margen de continuidad para cualquier gobierno nacional, todo se resume a la economía, donde Massa se mostraba triunfalista y siendo competitivo de cara al 2023, nadie está viendo que ese objetivo sea hoy posible.

Por lo tanto la estrategia por default para cualquier Gobierno provincial en esta complicada coyuntura nacional es desdoblar las elecciones para intentar salvar los gobiernos municipales y no perder por tanto en una provincia donde hasta ahora el gobernador de tinte peronista, sin reelección, aún conserva buena imagen.

Pero la pregunta del millón es ¿es posible separarse? ¿Los electores que ingresen al cuarto oscuro en una eventual elección provincial que se realice sólo 28 días antes de las presidenciales tomarán en cuenta que la inflación no es responsabilidad del gobernador Bordet o de los intendentes del peronismo?

¿Podría ser la elección provincial la primera oportunidad de descargar la bronca acumulada que genera la brutal pérdida del poder adquisitivo de la gran mayoría de los votantes?, a esto hay que sumarle la complicación en la logística con tan poco tiempo entre una elección y otra, además de la falta de personal calificado para semenjante tarea.

Si la distancia fuera mayor entre un proceso y otro, como ocurrió en 2019 (las elecciones provinciales en junio y las nacionales en octubre) quizá habría más chances de desdoblar. Pero la ley electoral que a fin del año pasado votaron los legisladores peronistas y frigeristas corrió el cronograma de una eventual elección provincial 105 días para adelante: del segundo domingo de junio se pasó al 24 de septiembre, a menos de un mes de la elección nacional del 22 de octubre.

Ante este rudo panorama nacional y provincial, se entiende la "falta" de decisión del mandatario entrerriano, en cuanto a desdoblar o no las elecciones en Entre Ríos, dejando en claro que esperará hasta el último minuto del 27 de abril, para dar a conocer su decisión.

Lectores: 642

Envianos tu comentario