Panorama Político de Entre Ríos
Momento justo

La tregua más esperada

Bordet, Cecilia Goyeneche y Jorge Amilcar Garcia. (Dibujo: NOVA)

Cuando parecía que el terremoto judicial desatado por los abogados Rubén Pagliotto y Guillermo Mulet destruiría todo a su paso, se logró un precario acuerdo. Esta semana los entrerrianos fuimos sorprendidos una vez más por el armado de un acuerdo entre denunciantes y denunciados, dejando para otro momento o tal vez nunca, los escándalos y pedidos de retiro, en la vapuleada y corrupta Justicia de la provincia.

Ocurre que el famoso dicho que reza que "los trapos sucios se lavan adentro", en este caso se vio desbordado y los movimientos telúricos arrasarían con todo a su paso, y esto incluiría al endeble gobierno provincial, que busca denodadamente tiempo.

El acuerdo entre Gustavo Bordet, Rogelio Frigero y Jorge Busti llegó en el momento exacto para frenar el pedido de retiro del Procurador General de la provincia, Jorge Amilcar García y las consecuencias que este proceso traería consigo. Cabe mencionar que si García, conocedor de muchas de las bajezas políticas de los grandes caudillos entrerrianos, decidiera prender el ventilador, el viento podría llegar hasta cada rincón de la Justicia y del Gobierno. Sin embargo, este débil pacto tendría fecha de vencimiento en febrero de 2022.

A pesar del acuerdo, no se sabe aún si los abogados denunciantes Pagliotto y Mulet, a quienes les rechazaron el pedido de retiro por no cumplir los requisitos formales, insistirán con una denuncia ante la Cámara de Diputados. De todas formas de lo que se trata con todos estos movimientos es de ganar tiempo y aire.

La otra beneficiada con esta decisión es la fiscal anti corrupción, Cecilia Goyeneche, perdiendo volumen la acusación en su contra, aún cuando quedó en evidencia durante la semana, con la aparición de un documento que mostraba la relación entre ella, su esposo, Luis Sebastián Orlando Bertozzi, y el contador Pedro Opromolla, imputado en la causa “Contratos” -en la compra de un vehículo de alta gama-, cuando ella misma había manifestado con anterioridad ante la jueza Carolina Castagno lo siguiente: “Falso su Señoría, no tengo ninguna relación comercial con el señor Opromolla”.

Todo esto en medio de un mes judicial demasiado agitado para el "manso" gobernador, expuesto por Goyeneche en diarios nacionales y por varios fiscales que sorprendieron en sus estados de whatsapp, expresando en medio del terremoto: “Basta de corrupción”, “Todos somos Cecilia”. Excesivo ruido para el Gobierno que si bien con reacciones lentas, finalmente pudo frenar al menos momentáneamente, un proceso judicial que daría de comer a muchos.

Lo cierto es que una vez más, el pacto entre "gallos y medianoche", privaron a los ciudadanos de esta vapuleada provincia, de poder vivir al menos una "sensación" de justicia, cosa que no paso aún en la vergonzosa causa de los "contratos truchos”. El megajuicio que se le sigue entre otros al ex gobernador Sergio Urribarri, y a la suspendida fiscal viceprocuradora Cecilia Goyeneche.

Tal vez con el cambio de mando en el 2023, los líderes de la oposición cumplan con lo dicho en campaña y terminen de una vez y para siempre con la corrupción estructural, que como un cáncer ha hecho metástasis en cada una de las instituciones estatales de la provincia, algo que hoy y a la vista de los acontecimientos parece algo muy poco probable que ocurra.

Lectores: 149

Envianos tu comentario